EL SÍNDROME DEL YACIENTE

Transgeneracional Yaciente

 

El síndrome del Yaciente, según el Dr Salomon Sellam, es la reparación automática transgeneracional de uno o varios fallecimientos injustificados e injustificables. Las consecuencias de esta reparación nos llevan hacia una enfermedad orgánica o a algo de tipo psíquico o psicológico, algún malestar


El término de reparación es muy importante para el transgeneracional, quiere decir que en nuestra vida actual hemos heredado una memoria, no de las memorias que nos gustan – esas no producen síntomas, es siempre al contrario, ellas son algo en lo que nos apoyamos- sino de las que nos muestran  los “dramas”, es decir, memorias en donde hay dolor y desgaste a nivel transgeneracional,.  Hay diferentes tipos de dramas y sin saberlo, inconscientemente, somos los encargados de reparar estos dramas.

El  “Síndrome del Yaciente” se ocupara de la reparación de un drama del tipo fallecimiento injustificado e injustificable, esto quiere decir que ciertamente en todos los árboles o familias hay fallecimientos, claro está, pero hay fallecimientos que se aceptan y hay fallecimientos que no se aceptan.

Por ejemplo la muerte de un abuelo a los 84 años, es aceptable porque ha vivido su vida y el duelo es bastante rápido, mismo si se sufre al momento del drama.  Al contrario, cuando hay la muerte de un niño de 3 años, que muere a causa de una enfermedad o  accidente o el caso de un joven que viene de comprar una moto y se estrella o se mata en la carretera a los 18 años, otro caso, cuando se tiene un adolescente de 14 años que se muere de una enfermedad, todos estos casos son vividos como horribles e injustos y el drama está allí.

La particularidad de este tipo de dramas es la imposibilidad de avanzar de manera normal en el duelo. Un duelo, en general evoluciona por etapas sucesivas y estas etapas son normales cuando se pasa con más o menos rapidez por cada una de ellas.  Para el abuelo de 84 años, estas etapas se hacen en algunos días o en algunas semanas, en cambio, ¿cómo se puede eliminar de la memoria, el drama de un niño de 3 o 4 años, de 2 o de un bebe muerto? … es imposible, sobre todo para la madre. Esto es lo que se llama drama injustificable e injustificado.

Estudio del árbol. Salomon-sellam No importa la explicación que se le dé a este drama, la madre de ese niño va a sufrir toda la vida, ella lo va a recordar lo que  quiere decir que esta experiencia marcará su ser, su cuerpo, su psique y su alma por años hasta su muerte.  En este drama el duelo queda bloqueado generalmente a nivel de la tristeza y una manera de repararlo, es volver a traer al difunto a la casa.  ¿Cómo traerlo?, hay dos maneras.

Una,  se engendra un niño  y se le nombra con el mismo nombre del niño que ha muerto, y los ejemplos de estos casos son a lo que se le llama “Niños de reemplazo”.  Esta es una manera rápida, ya que la madre en edad fértil que pierde a un hijo, lo reemplazará rápidamente procreando otro, pero si es el caso de una madre que no está en edad de procrear, entonces es la generación siguiente la que se va a encargar de hacer la reparación, es decir, serán los otros hijos los que van a reparar.

Estos hijos, van a engendrar lo que se llama un yaciente vertical, ya que el drama tuvo lugar en una rama superior del árbol genealógico y la reparación que es automática será la solución. En esta primera forma de reparar, siempre se volverá a engendrar al difunto.

La otra forma de traer al difunto a casa es ir a buscar en la naturaleza (afuera): si soy un hombre, por ejemplo, una mujer que tenga las características del difunto(a) que estoy encargado de reparar.  Se han dado así algunos casos de homosexualidad, en los que, por ejemplo,  es un niño que tiene que remplazar a un niño o traer un niño a casa, lo único que puede hacer para cumplir la misión, es volverse homosexual.

Para el subconsciente la muerte no existe, por eso se crea el conflicto, porque se genera un drama desde la creencia de que es posible morir y por tanto la toma de consciencia es necesaria.

Fuente: Dr. Salomon Sellam