Programación Neurolingüística (PNL)

La Programación Neurolingüística surge en los años 70 como resultado de una tesis doctoral desarrollada en conjunto por Richard Bandler – Informático y John Grinder – Lingüista, quienes querían averiguar por qué los tratamientos de los tres terapeutas de gran éxito en Estados Unidos, Virginia Satir –Terapeuta Familiar, Milton Erickson-Hipnoterapeuta y Fritz Perls-Creador de la Terapia Gestalt, alcanzaban mayor eficacia que la de sus colegas.

Después de sus largas investigaciones y apoyándose en la observación sistemática, llegaron a la conclusión de que el procedimiento que empleaban con excelente resultado era la utilización de un patrón de comunicación muy particular y que éste podía ser modelado para que así otras personas pudiesen obtener los mismos resultados.

La PNL estudia lo que percibimos a través de nuestros sentidos: vista, oído, olfato, gusto y tacto, cómo organizamos el mundo tal como lo percibimos, y cómo revisamos y filtramos el mundo exterior para adecuarlo a nuestra interpretación de éste. Es más que una colección de técnicas, es una actitud, una manera de pensar, una manera de percibir el mundo, basada en la curiosidad, la exploración y la diversión. Utiliza un modelo y un conjunto de elementos que ayudan a conocer mejor el funcionamiento humano y su rendimiento en la vida diaria, eso implica un modo “rico” y “diferente” de reflexionar acerca de las ideas y de las personas.

El nombre PNL se debe a la combinación de tres áreas:

Programación se refiere al proceso de organizar los componentes de un sistema para lograr objetivos específicos: “¿Cómo me estructuro?”

Neuro, derivado del griego “neuron”, de nervio, sostiene la doctrina fundamental de que toda conducta es resultado de procesos neurológicos: “¿Cómo funciono?”

Lingüística derivada del latín “lingua”, de lenguaje, indica que los procesos neurológicos son representados, ordenados y secuenciados en modelos y estrategias a través del lenguaje y de los sistemas de comunicación: “¿Cómo me expreso?”